jueves, 3 de noviembre de 2011

Tiburón 3D, la presa [3DVIDEO]

Un grupo de amigos universitarios, jóvenes y guapos, deciden pasar un fin de semana inolvidable en una casa en un lago. Todo parece previsto para que sean unos días idílicos, sin ningún problema a la vista.
Sin embargo, pronto se darán cuenta de que no están solos en ese lago: cientos de tiburones lo han invadido y prometen hacerles pasar unas horas de auténtica pesadilla, en las que el grupo se verá obligado a luchar por su supervivencia.
“Tiburón 3D, la presa” se apunta al horror exploitation y en 3D que ya encontrara cierta respuesta positiva en la estupenda “Piraña 3D” (Alexandre Aja, 2010). La fórmula está clara: serie B sin complejos —al menos en espíritu, pues su presupuesto alcanza los 25 millones de dólares—, cuerpos lozanos para exponer sin la menor vergüenza y festival de sangre y vísceras. Un conjunto que se dirige más a un público adolescente, que no engaña a nadie en sus pretensiones y que, de no ser por su espectáculo aumentado en 3D, parecería destinado a cualquier sobremesa televisiva de fin de semana.

La película está dirigida por David R. Ellis, todo un cultivador de la serie B y artista del gore confirmado a través de títulos como “Destino final 2″ (2003), “Serpientes en el avión” (2006) o “El destino final 3D” (2009), en el que el director ya experimentaba a través de las tres dimensiones con los placeres salvajes del subgénero. Al igual que en sus incursiones en la saga de la parca, aquí pardillos jovenzuelos se presumen carnaza para la bestia de turno: Sara Paxton (“Superhero movie”, “La última casa a la izquierda”), Dustin Milligan (la serie “Sensación de vivir: La nueva generación”), Chris Carmack (la serie “O.C.”), Katharine McPhee (“Una conejita en el campus”), Chris Zylka (la serie “10 razones para odiarte”), Alyssa Diaz (la serie “The nine lives of Chloe King”), Joel David Moore (“Más allá de la duda”, “Avatar”) o Sinqua Walls son algunos de esos televisivos —y poco conocidos— protagonistas prestos a alimentar las fauces de una legión de tiburones.

El otro plato fuerte de la propuesta son sus otras criaturas, animatronics diseñados para recrear fabulosos tiburones de 10 a los 12 pies, con un peso aproximado de 700 libras. El tiburón blanco, en concreto, funcionaba con un motor de 250 caballos fabricado para darle toda la agresividad al animal. En la memoria de todos, claro, está el monstruo con el que Steven Spielberg irrumpió en los 70, con el que inevitablemente se compara cualquier sucesor. A la espera de que llegue más carne fresca con la ya próxima “Piranha 3DD” (John Gulager, 2011), “Tiburón 3D, la presa”, se estrena en los cines españoles el 4 de noviembre, después de cosechar malas críticas y buenas taquillas a nivel internacional.

"Utiliza un TOYin3D para ver este video en VISTA-PARALELA en tu móvil"




FUENTE: labutaca
YT3D: pusuxu
French German Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified